h1

Toledo Mágico.

Toledo

 

Por Cristina  María Menéndez Maldonado

(Publicado en Verdemente. Junio’08)

Toledo es matraz que alberga, tras su empedrada muralla, innumerables secretos entre la luz y la tiniebla.

 

Alquimia, Templarios, magia, historia, acogen el misterio, enredado en la vida cotidiana, que respira en un mismo espacio una nueva verdad; “el  agridulce despertar del conocimiento”.

Disimulada en sus símbolos se abren senderos, espirales que confunden la mirada, y que sólo unos pocos descifran, dirigidos por esa otra literatura hermética, cabalística o Templaria, recluida en los  mapas de la ciencia clandestina.

Si como dijo Aristóteles (384 AC—322 AC), “la sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad”, Toledo ha sido mecenas de ese otro saber prohibido, vedado, que se oculta en las cuevas o “nefandos gimnasios”, donde los sabios traductores de la Escuela Oficial, se nutrían con textos de esoterismo, magia, cábala, etc.

Eloy Benito Ruano, en 1995  en el libro A Toledo los Diablos  hizo alusión a una cita de Helinando (monje Ciscerciense flamenco francés del s. XIII de la Abadía de Froidmont , Beauvois),  que decía textualmente:  “Los escolares van a Paris a estudiar artes liberales, a Bolonia los códigos, a Salerno los  medicamentos, a Toledo los Diablos… y a ninguna parte las buenas costumbres”. Tal afirmación parece corroborar ese pasado misterioso, oculto y hasta siniestro de Toledo, ligado al conocimiento más allá de lo convencional y permitido.

Personajes como el Marqués de Villena, llamado el “Nigromante”, Miguel Escoto o Gerardo de Cremona, fueron protagonistas de una historia alimentada por traducciones como el PICATRIX, o la edición barroca del NECRONOMICÓN, así como el LAPIDARIUM llamado también “Libro de las formas e imágenes que están en los ciclos o Tablas del Lapidario”, ampliado en 1279. Biblioteca del Escorial (h.I, 16, signatura), y que trataba de mostrar las propiedades mágicas de las piedras. Documentos de ese otro Toledo menos conocido pero más enigmático e interesante.

El siglo XIII  fue por tanto un momento de ebullición de la sabiduría. Bajo este interés por el conocimiento, Toledo se convirtió así en un importante centro cultural, como explica  el investigador Gonzálo Rodríguez, miembro del grupo turístico O.T.O que muestra la faceta mágica de Toledo: “A raíz de la Escuela de Traductores de Toledo, en la época de Alfonso X el Sabio se genera un gran movimiento cultural que hace que la ciudad se convierta en un punto de traducción de libros de medicina, filosofía, botánica;  pero también llegan textos de otro tipo, que recogen temas como la Cábala, la Alquimia, tradiciones paganas que son interpretados como negativos. Todo ello genera una leyenda: Toledo como ciudad de magia, de esoterismo…”

Su socio en esta aventura turística y de investigación, Julio César Pantoja, recalca también esta otra realidad, ligada a cierta literatura griálica: “Toledo está asociado a la magia del Grial, poder que debe ser buscado, que no debe ser entendido como algo material, sino como una forma de conocimiento supremo que abre al hombre puertas  a una realidad trascendente. Hay referencias concretas a objetos de poder por excelencia: La mesa de Salomón, que simboliza el poder físico, conocimiento secreto, y que según fuentes godas y musulmanas se decía estaba ubican en Toledo. En época Goda lo situaban  en la Iglesia Mayor, posteriormente en la Mezquita Mayor y más tarde en la Catedral de Toledo. La idea de que la mesa de Salomón se sitúe en Toledo es crucial para comprender la historia de la ciudad y su vinculación a los Templarios, así como la  incansable búsqueda de éstos de la mesa de Salomón y la protección de tan importante objeto de conocimiento.”

Precisamente Luis Rodríguez Bausá en su obra “El Toledo Insólito” sitúa a esta Orden de Caballeros del Temple en el barrio toledano de San Miguel, próximo al Alcázar y a la Catedral. También Rafael Alarcón señala del mismo modo en su artículo “Tras las huellas de la Orden en España. El grial templario de Toledo”, que la Orden se asentó en una antigua mezquita, que transformaron en la conocida iglesia de San Miguel el Alto, pero que respetó los artesonados mudéjares y las inscripciones coránicas de los muros, creando además señas propias, en una perfecta simbiosis árabe—latina. A pesar de los bombardeos del 36 sufridos por el cercano Alcázar y la reconstrucción soportada por San Miguel  en los años 40, esta Iglesia todavía conserva signos templarios. Por ejemplo la pila bautismal  gótica es uno de esos símbolos, de piedra negra, con forma de copa, cuyo borde muestra una inscripción cabalística con la cruz del Temple, sobre una figura octogonal; se encuentra en el baptisterio e ilustra una antigua leyenda conocida como El Bautismo de sangre. A finales del siglo XIV, Pedro Tenorio, arzobispo de Toledo, mandó registrar los subterráneos bajo esta iglesia en busca del preciado tesoro del Temple y halló la llamada “Cruz del Milagro”,  así como varias momias que se dice correspondían a los caballeros templarios de la casa, que por la sequedad de la roca quedaron momificados. Algunas de estas momias han podido ser fotografiadas por los investigadores de OTO, gracias a un permiso especial y son mostradas por ellos en los paseos nocturnos dentro de esa  “otra realidad de Toledo”, que convirtió en momias a estos  singulares guardianes.

También Toledo albergaba según narraciones de leyenda y saber popular, historias de brujos, hechiceras, demonios, que han dejado rastro en algunos nombres de calles como la Travesía del Diablo y que según el autor Luis Rodríguez Bausá podría deber su designación a la costumbre de escarnecer a los vecinos aquellos acusados por la Inquisición.

Precisamente en lo que respecta a las brujas, el aumento de las artes mágicas trajo consigo la aparición del Santo Oficio y el uso del llamado “Malleus Maleficarum”, (Martillo de las Brujas) que fue publicado en Alemania en 1487 y difundido al resto de Europa. Un libro de adiestramiento inquisitorial muy enfocado al castigo de estas prácticas que sin embargo en Toledo no actuó de manera tan contundente como en otros países, aunque hubo arrestos de supuestas hechiceras como Catalina Tapia, Mencía Chacón e Inés del Pozo, esta última considerada una de las más poderosas, y que según el autor de “Toledo Mágico y Heterodoxo” Juan Blázquez de Miguel,  recibió uno de los más duros castigos;  10 años de destierro y 200 azotes.

LA CATEDRAL Y SUS MISTERIOS

En la exploración de esta “otra verdad”, por tanto, hay numerosas miradas: El Toledo Templario unido al grial, el de libros prohibidos y símbolos ocultos,  el Toledo de Cuevas y acertijos dibujados en la piedra, el de momias enigmáticas,  laberintos y callejuelas que componen un “grimorio vivo” que esta “ciudad del Tajo” atesora en sus entrañas.

De todos los lugares la Catedral reúne buena parte del misterio. Desde sus raíces de hipogeo y piedra, centro de todas las miradas, se eleva la torre de la Catedral de Santa María, revelando el ascenso del conocimiento. Un lugar que para el  matemático y astrónomo Fernando Ruiz de la Puerta, cuyos trabajos han inspirado a los investigadores de O.T.O en sus paseos turísticos por el Toledo más oculto, es clave en el conocimiento de la ciudad y sus misterios.  “La catedral  es un punto energético, un espacio sagrado muy antiguo. El 15 de agosto se abre la cripta del claustro en la que hay un manantial sagrado, que se dice milagroso y los Toledanos beben el agua del botijo que se supone cura enfermedades. Esta tradición viene de la era carpetana, los celtíberos. Había un Dolmen, ahora subterráneo porque ha subido el nivel debido a los escombros que se han ido acumulando… Hubo en ese lugar un Templo Romano dedicado a Júpiter, después una basílica visigoda, después la columna de Recaredo y finalmente la Catedral. Los primeros carpetanos sabían muy bien donde ubicar sus templos, normalmente por medios psíquicos determinaban si el lugar era positivo o negativo”. – dice  el profesor Ruiz.

Se comenta además que en 1940 el líder de las SS, Heinrich Himmler llega a Toledo con un propósito: Encontrar el Santo Grial alentado por las ideas difundidas por Otto Rahn. Existe documentación fotográfica que corrobora además  la visita de este líder alemán a la catedral y sus proximidades.

Julio César Pantoja hace alusión a la naturaleza real del Grial entendido como “lapis exilis” o “piedra caída del cielo”, que abre semejanzas considerables entre el Grial y la mesa de Salomón.  Y en esta afirmación subyace la teoría, compartida por los investigadores de O.T.O acerca de Toledo y su relación con el Sello de Salomón, que según los estudiosos contaría con La Catedral como punto central y varios edificios emblemáticos alrededor de la ciudad compondrían la estrella de 6 puntas, propias de este símbolo. Tales enclaves son: San Miguel, San Andrés, San Nicolás, San Juan de los Reyes, San Román y  el Museo de Santa Cruz. Una afirmación que suma 7 puntos telúricos e importantes y que se corresponden con los 7 metales alquímicos, o las 7 colinas que rodean ciudades sagradas como Jerusalem, Roma  y también en este caso Toledo.

De los 6 edificios que confluyen en la catedral y cuyo trazo parece dibujar el citado sello de salomón, la Iglesia de San Miguel recoge en sus entrañas símbolos templarios y momias, cobijadas por el secreto eclesial; la de San Andrés, reúne elementos de diferentes épocas en un cónclave de estilos,  entre retablos imponentes, arcos de herradura e influencia almohade; la de San Nicolás, barroca, contiene lienzos de El Greco en una de sus capillas y era el punto de encuentro de feligreses de señorial cuna; la de San Juan de los Reyes, fue pensada con motivo de la victoria en la Batalla de Toro, que los RR Católicos quisieron recalcar y cuyo claustro posee una frondosa decoración vegetal y fauna fantástica; la de San Román  mudéjar de planta basilical y naves separadas por arcos de herradura, alberga el museo de la cultura visigoda que muestra elementos de aquel periodo, y  la sexta y última construcción que cierra la estrella de 6 puntas lo compone el Museo de Santa Cruz, antiguo Hospital renacentista del siglo XV y XVI , con su fachada plateresca y sus artesonados mudéjares, que alberga en su interior secciones dedicadas a las Bellas Artes, Arqueología y Artes decorativas. Un nexo común: Todas ellas esconden entrañas vivas, subterráneos que confluyen en un único punto: La Catedral.

LA CUEVA DE HÉRCULES

Para Fernando Ruíz de la Puerta, autor de “La cueva de Hércules y el Palacio Encantado” sus investigaciones le han llevado por caminos diferentes a otros autores que señalaban  la ubicación de la  cueva en San Ginés o el Cerro del Bu. “Las Crónicas alemanas del s XII y XIII sobre nefandos gimnasios (llamados así en el siglo XVI) sitúan la cueva en las afueras. Cerca de Toledo se levanta una  montaña.  Los que la describen hablan de ella como gigantesca y laberíntica.—comenta el autor y añade— La cueva de Hércules casi con seguridad es la situada en Mocejón, llamada Cueva de Higares, que fue cedida al gran Maestre de los Teutónicos y que dio además  una descripción detallada de la misma. Es una cueva que no tiene entrada, se entra por un hundimiento en la bóveda, que se debió producir hace unos 5 ó 6 siglos. El acceso original se cerró cuando quedó en desuso. Consta de una sala circular de unos 8 o 9 metros, redonda. Hay un símbolo solar y un altar en el centro.

Durante el paseo por este otro Toledo mágico se despliegan elementos, pistas para el viaje iniciático…En palabras del investigador Gonzalo Rodríguez; “el subterráneo, el edificio, la torre, la casa encerrojada…En definitiva el tabú del conocimiento, que advierte que aquel que no esté preparado para acceder a un conocimiento más profundo, que trasciende al propio conocimiento humano, lo pagará, porque el conocimiento no está abierto al hombre a menos que esté preparado para recibirlo…”

 

El Toledo mágico recoge en sí mismo distintas visiones; alquímica: con sus tres colores (blanco, negro, rojo) y por ende sus tres fases; cabalística: con sus números; griálica: en la búsqueda del Santo Grial y la Mesa de Salomón y por lo mismo Templaria; esotérica y patrimonial.

En este otro Toledo oculto,  se vislumbra el intenso sabor de sus textos clandestinos, los rastros prohibidos de su vientre habitado de historias, o la magia atesorada en sus callejones. Un breve apunte para comenzar el viaje, esta vez con otra mirada…

La reproducción de la totalidad o parte de los contenidos de esta página web en cualquier soporte y por cualquier medio técnico deberá citar siempre al autor. Está prohibido la reproducción total o parcial del mismo para fines comerciales o lucrativos sin el permiso del autor.   

Anuncios

2 comentarios

  1. Yo ya he ido varias veces a las rutas que realizán Gónzalo y Julio. Me encantan, son fascinantes. Se aprende muchisimo con ellos debido a que saben explicar los secretos ocultos de Toledo para que el visitante se quede prendido de cada rincón de Toledo, aquel Toledo que no se nos muestra habitualmente como puede ser la típica excursión a la catedral a ver los retablos y todo lo que allí alberga, ver el ayuntamiento,…. y todos los monumentos típicos de Toledo. Gónzalo y Julio le dan otro enfoque a Toledo, un Toledo oculto y misterioso a los ojos de cualquier turista y toledano (yo soy toledana y en el colegio cuando nos llevaban de excursión nos enseñaban lo típico y mas conocido de Toledo). Es una ruta la cual toda persona que pasa por Toledo debería hecer. Julio, Gónzalo; espero que sigais muchos años mas enseñandonos cada rincón oculto y misterioso de Toledo


  2. He oído decir a una estudiosa, profesora de la Universidad de Oviedo, que una de las láminas de la Arca Santa de la Catedral de esta ciudad tiene, en uno de sus lados, inscritos caracteres caldeos. Si tenemos en cuenta que el Arca Santa hizo siempre el papel de altar…… Pues eso.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: