h1

Paisajes sonoros

PAISAJES SONOROS
El aliento de la naturaleza para el reequilibrio de la salud.
Por Cristina  María Menéndez Maldonado
Publicado en Más Allá de la ciencia. Abril 2010

El entorno natural encierra no sólo la belleza de sus paisajes o su fragancia más evocadora; también la partitura secreta de su esencia, el sonido capaz de reequilibrar nuestra salud.
Si despojamos de su tonalidad al agua, al viento, a los bosques y animales, éstos sólo serían postales estáticas, bellezas dormidas. El sonido de los lugares recrea el latir de la vida, la savia armonizadora de la que se sirve el medio natural para auto-sanarse.
Estos sonidos, en estado puro, han sido recolectados por la investigadora y musicóloga Eva Julián Adán, que desde 1989, ha recorrido ambientes donde la pureza sonora, el ciclo natural en el que se producen, o el carácter sagrado del ecosistema, emiten unas determinadas frecuencias que armonizan la salud. “La música incide sobre nuestros sentimientos y emociones, el sonido de la naturaleza estimula nuestros niveles de energía y reequilibra nuestro campo emocional estabilizándolo”- comenta la investigadora.
Su aplicación para el bienestar, está siendo corroborada por Julián a través de diversas experiencias con recién nacidos, enfermos oncológicos, animales en cautividad, entre otros, con resultados reveladores.

Antropología del sonido.
Los ciclos de la naturaleza, el carácter sagrado de determinados lugares, las fases de la luna, marcarán el momento más indicado para recolectar esos sonidos, que procedentes de entornos naturales escogidos, son energéticamente sanos.
Sonidos de la tierra que después de ser analizados, podrán emplearse para diferentes desequilibrios como el estrés, la ansiedad, el desánimo, así como para la potenciación de la creatividad, la concentración, etc. A estas conclusiones llegó la investigadora lucense Eva Julián Adán, tras analizar los sonidos desde un punto de vista técnico e intuitivo, gracias a sus amplios conocimientos de música, (estudió piano, violín, clarinete y saxo en Barcelona, Madrid y París), y su formación en “etnomusicología” y “músico-terapia”. Su pasión por el sonido, le llevó también hacia la composición y dirección musical de compañías de teatro y danza, lo que le permitió vivir largas temporadas en contacto directo con la naturaleza. “La idea de grabar sonidos de la naturaleza apareció a raíz de un trabajo de investigación sobre el patrimonio de transmisión oral en los Pirineos.”-comenta la musicóloga. El experimento al que se refiere Julián, tuvo lugar en 1987, y se asentó en la posibilidad de componer temas musicales fusionando la voz de los ancianos del lugar, que interpretarían melodías medievales, con técnicas de composición y aparatología “Midi”. Dos meses después y sin haber hallado la afinación adecuada que permitiese la fusión de las voces con los dispositivos musicales electrónicos, a Eva Julián se le ocurrió grabar el amanecer de cada uno de los lugares de nacimiento y residencia de los ancianos que participaron en el experimento. La sorpresa llegó cuando al introducir el sonido de estos valles y montañas en el ordenador, junto con la voz de los participantes, estas se fusionaron totalmente, dando al conjunto una completa sensación de equilibrio tonal. Posteriormente, los ancianos escucharon los sonidos y cada uno de ellos reconoció con gran emoción el que correspondía a su lugar de origen. La conclusión de este experimento no dejó lugar a dudas: Los ancianos habían utilizado el sonido de sus valles y montañas como referencia tonal para emitir sus canciones. “No importa lo lejos que vivan, todos ellos llevan la frecuencia de su lugar de nacimiento o residencia codificada de tal forma, que armonizan su voz en ella, y sobretodo mantienen un vinculo emocional muy intenso- comenta Julián y prosigue diciendo- “Este descubrimiento, que se produjo de forma casual, me regalo una visión más profunda de la interrelación inconsciente que mantenemos con la tierra y por supuesto sentí la necesidad y la obligación de profundizar en los vínculos que mantenemos con el sonido procedente del ecosistema.”

Agricultura sonora.
El aliento de la tierra, su respiración, tiene tonalidades diferentes y únicas, ya que los ecosistemas están constantemente generando variaciones. Un concierto irrepetible en cada momento. “Cada hora del día y de la noche tiene su peculiar vibración y el campo de frecuencias que emite varia en consecuencia. El entorno sonoro también responde a las diferentes fases lunares, así como a la intensidad de la luz, de la temperatura, la latitud, etc.” – comenta Julián y señala-“A medida que he ido reconociendo y observando el flujo constante de frecuencias sonoras en la tierra, me he dado cuenta de que incluso el silencio suena y nuestro cuerpo lo percibe y responde. A veces me llevo muchas sorpresas. Cuando va avanzando el tiempo de permanencia y escucha en la naturaleza, las percepciones sonoras se amplían. Ha habido incluso ocasiones en las que me he llegado a preguntar si el entorno estaba interactuando conmigo.”
La cosecha de los sonidos naturales, según nos comenta la investigadora, requiere de una integración total con el entorno, para lo cual es necesario un estado de relajación profundo durante las grabaciones, redescubriendo el espacio que le rodea a través de su sonido.
Tras la grabación sonora, Eva Julián realiza la escucha, análisis y edición de los sonidos de forma sistemática, preservando en todo momento la tonalidad más pura. Horas de trabajo que no tratan de embellecer el resultado, sino de mostrarlo tal cual es; la respiración de la tierra, su esencia más natural y verdadera.
Es en este sonido nativo, fiel reflejo de la realidad, donde está preservada la energía de cada nota, su secuencia rítmica, sus timbres y armónicos, que será utilizada para una determinada finalidad que la propia investigadora ha comprobado previamente. “Cuando analizo los sonidos en el laboratorio lo re-escucho todo muy atentamente desde una perspectiva puramente técnica y desarrollo mapas de frecuencias en 3D, lo que me permite analizar el conjunto de la grabación en toda su totalidad.”-y añade- “Analizo cada sonido, extraigo un calculo de aquellas frecuencias predominantes, y observo de que manera coinciden con las emitidas por nuestros órganos y nuestros centros energéticos. Los análisis logarítmicos me ayudan y también los cálculos de alturas y la observación de los armónicos.
Eva Julián ha catalogado los sonidos según su procedencia ya sean bosques, playas, desiertos, selvas, lagos, ríos. Dicha clasificación siempre está acompañada de una detallada descripción y cualidades de cada uno de los sonidos y su análisis técnico, junto a un mapa de frecuencias en 3D y consejos para que su aplicación sea más efectiva.

Conciertos de la naturaleza, complemento terapéutico.
La aplicación del sonido natural aporta vitalidad, energía, estabilización de las emociones, mejora de la comunicación, concentración e interiorización, así como la regeneración de los ambientes, potenciación de la creatividad y restablecimiento del descanso, sirviendo de complemento en la meditación, el estudio o el trabajo.
La comprobación de los beneficios de la aplicación del sonido natural durante las terapias, ha sido la piedra angular en las investigaciones de Eva Julián. “Una vez tengo toda la parte técnica clara, comparto los sonidos con terapeutas para que trabajen con ellos y me comenten sus experiencias. Todavía no he tenido la oportunidad de experimentar el sonido participando personalmente en una investigación en clínica, aunque ya diseño audiciones personalizadas para enfermos internados en oncológica y la confirmación de mejoría en el estado anímico y emocional del paciente resulta muy satisfactoria.” –comenta la musicóloga.
La experiencia que algunos terapeutas han destacado, al aplicar sus terapias acompañadas de música o sonidos naturales, revelan resultados muy interesantes. La práctica del psicólogo y geobiólogo Daniel Rubio reafirma su eficacia. “He trabajado con sonido, quizás no en estado puro, pero si tal como los tienen algunas músicas estructurados en sus composiciones. Como es el caso por ejemplo de la música de Michel Pepé, que incluye sonidos del viento, del mar, de la lluvia, del fuego de la chimenea, del canto de los pájaros en sus composiciones, o como ocurre con la música de Hemi sync (Sincronización de hemisferios Cerebrales), en las que existen temas directamente relacionados con el viento o con el mar. Los sonidos pueden ayudar, pero no hay que olvidar que forman parte de toda la estructura, del conjunto que permite que la terapia funcione.” -y añade- “Hay sonidos que nos permiten acercarnos a estructuras problemáticas, como podrían ser los truenos; hay sonidos que activan; a veces utilizamos músicas muy específicas. Por ejemplo, usamos mucho el canto Gregoriano como apoyo en los trabajos de relajación profunda consciente, es cierto que no es música de la naturaleza, pero pertenece a un tipo de música que permite una relajación en la mayoría de las personas que incluso afirman no poderse haber relajado nunca. Cuando utilizamos las músicas de “Hemi Sync”, de las cuales muchas de ellas se apoyan totalmente en sonidos de la naturaleza, logramos que las personas puedan entrar en estados profundos de consciencia, en los que podemos trabajar con la visualización creativa, podemos cambiar pensamientos negativos por pensamientos muy positivos, estructuras deterioradas por otras nuevas, a partir de las tomas de consciencia que cada uno puede realizar.”
A este respecto, Más Allá ha tenido acceso a los testimonios de dos pacientes de este investigador, que nos revelan su experiencia con los sonidos de la naturaleza y de los que incluimos únicamente las iniciales para preservar su identidad. Así S.S.C comenta que “La sensación que se produce es de una toma en primer plano de los sentimientos del corazón, quedando todo razonamiento fuera de juego. Realmente queda de manifiesto la evidencia de la naturaleza del alma, del sentir del corazón de una manera natural, llena de vida y sin las ataduras y restricciones que nuestra cabeza maquina sin cesar. Permite en algunos momentos incluso simbolizar escenas que realmente siento que existen pero que mi razón oculta. No se como alcanzar a explicar el remolino del corazón ante estos sonidos; estalla de alegría, se siente la verdadera vida, tal y como realmente la siento y no como me enseñan a sentirla y que duda cabe que ello supone un avance, un crecimiento de mi ser. “-comenta. Para A.A. “Todo se armoniza y reequilibra sintiendo una paz que se va asentando poco a poco. Las sensaciones de unión con el espíritu de la vida, los pájaros me conectan con la alegría más profunda y el agua contagia su fluidez para soltar y dejarse ir”.

Síndrome de deficiencia de hábitat
El cerebro reacciona de forma inmediata a los estímulos del sonido, desencadenando respuestas fisiológicas. De ahí que la contaminación acústica, propia de las grandes ciudades, provoque anomalías en nuestra salud. “Nuestras ciudades padecen de contaminación acústica a unos niveles tan altos que podemos afirmar que todos los que las habitamos padecemos en mayor y menor grado el Síndrome de deficiencia de Hábitat, al igual que los primates observados por el Dr. Stephen Chemiske-comenta De Julian y continúa diciendo- “Nuestro sonido ambiente adecuado es el que nos hace sentir bien y nos ayuda a vivir mejor. La música, el sonido generado por los ecosistemas y el silencio forman un tandem primordial para nuestro equilibrio.”
Las investigaciones del doctor Stephen Chemiske que menciona Julián, apuntan a la importancia de los sonidos naturales en la mejora de la salud y su eficacia fue probada en chimpancés de laboratorio, que cuando enfermaban, y gracias a la reproducción del sonido de su hábitat natural, recobraban la salud sin necesidad de medicación. La musicóloga ha recreado a su vez este experimento, aplicando el sonido natural con animales para verificar su efectividad. “Trabajé en el diseño de sistemas acústicos para reducir el síndrome de deficiencia de hábitat en animales en cautividad, incluso en piscifactorías, en jaulas marinas, en granjas, en acuarios, en zoológicos, y poco a poco fui descubriendo como y de que forma el sonido del entorno forma parte de nuestra vida y nos afecta, aportándonos energía y equilibrando nuestras emociones de una forma muy sutil y sumamente efectiva.”-comenta.

Aplicación y contraindicaciones.
Los sonidos naturales, por su configuración, producen efectos beneficiosos para los oyentes, armonizando la frecuencia respiratoria, la presión arterial y el buen funcionamiento del corazón.
Aunque no es necesaria una escucha consciente, ya que se trata de sonidos ambiente que puede superponerse con la música que escuchamos habitualmente, el oyente debe sentirse a gusto y cómodo con lo que escucha. Mientras tanto se pueden realizar las tareas del día a día, incluso dormir o estudiar. Es importante mantener un volumen no superior a 24 dB, ya que este nivel es que emite la naturaleza en estados normales y es el más efectivo. Un volumen inadecuado resulta molesto y sobre todo distorsiona los efectos terapéuticos del sonido.
El paisaje sonoro, en opinión de la investigadora no debería ser mezclado. “Un paisaje sonoro es como un discurso, un poema. Lo que si he observado es que no es necesario prestarle atención ni entenderlo, ni siquiera escucharlo, ya que siempre actúa sin que le prestes atención, porque son las frecuencias las que interactúan con nosotros. Llevamos la respuesta registrada en nuestros códigos de ADN.”
Los sonidos de la naturaleza están indicados para mejorar la concentración, tranquilizar a los niños, dormir, incluso nacer, y también pueden aplicarse para plantas y animales de compañía, para armonizar los ambientes de la casa o del trabajo, aumentando así el nivel energético de habitaciones, salas y edificios. Los sonidos del atardecer y la noche están indicados para el descanso y mejoran el sueño. También se aplican con frecuencia en momentos de rabia, enfado, estrés, para la interiorización o en el cansancio, los bloqueos, para meditar o visualizar, y son empleados durante la realización de técnicas como el yoga, el taichi, o entre otros.
La percepción de los efectos, según comenta Julián suele producirse a partir de los 10 minutos de exposición, aunque todo depende de la sensibilidad de la persona. “El tiempo de exposición que aconsejo está entre 20 minutos y una hora, aunque hay sonidos muy intensos como por ejemplo el de un temporal en el mar, que a pesar de que es un buen limpiador de tensión emocional, no es necesario escucharlo más de 15 minutos.”-comenta
Los proyectos en los que esta investigadora está trabajando actualmente se basan en la aplicación del sonido natural en grupos con problemas de movilidad, en servicios de oncología, en geriátricos, en niños y como apoyo para terapeutas en sus consultas con resultados satisfactorios. Pequeños e importantes pasos que revelan la verdadera capacidad del sonido natural y sus cualidades armonizadoras de la salud.

El dato: “Sonidos al natural para bebés”
La investigadora y musicóloga Eva Julián está trabajando en el diseño de un entorno sonoro en el agua, que facilite y acompañe las fases del parto y del nacimiento. Recientemente ha trabajado con bebés en el Centro Lateixo de Pontevedra con resultados muy interesantes. “Los bebés mostraron una respuesta muy vital al sonido de la naturaleza, activaron su movilidad, sus risas, su curiosidad, se regularon sus ciclos de sueño y de actividad. La interrelación con las madres también ha sido muy interesante ya que hemos observado que incide directamente sobre la calidad de su relajación y bienestar.” –comentó para Más Allá

El dato: Frecuencias del planeta; sellos de identidad
Cada lugar del planeta posee una estructura de frecuencias, un ADN sonoro que es irrepetible. La música étnica es un reflejo tonal, armónico y tímbrico de este lenguaje sonoro. Para Julián, “el carácter y la personalidad grupal es un reflejo del mapa armónico de un paisaje sonoro determinado. La espiritualidad, la sexualidad, el apego a la tierra, los valores de un grupo parecen un reflejo de la estructura sonora.”-comenta y explica-“El entorno sonoro del Yukón es muy silencioso, solo el viento ártico friccionando las ramas de los bosques, el grito de las ardillas y las águilas surcando inmensos espacios. En este espacio, el lenguaje de las antiguas naciones indias sigue las mismas pautas que el paisaje, su tono de voz es suave, pausado, utilizando las frecuencias del viento y con un ritmo largo y plano al igual que los lagos. La música tradicional también refleja estas pautas. Y este fenómeno se repite en todas las partes del planeta.”

El dato: AOM, sonido natural y sagrado.
Dentro de las experiencias formativas en investigación geobiológica y arquitectura sagrada, lideradas por el geobiólogo Daniel Rubio, se realizaron reveladoras experiencias con el sonido natural de la voz humana, a través de la palabra sagrada “AOM”. Dichas prácticas fueron realizadas en la iglesia de Villalcázar de Sirga (Palencia) y Santa María de Bareyo (Cantabria). La pronunciación en grupo de la palabra sagrada “AOM” en voz alta, en consciencia, produjo efectos en el lugar. La medición por métodos biosensibles antes y después de la realización de dicho sonido, reveló niveles vibratorios diferentes, siendo más altos después de la experiencia grupal. La limpieza energética de los lugares se relaciona, en opinión del geobiólogo, con la articulación de este sonido. “Es muy probable que las personas que trabajan con determinados sonidos como el AOM u otros como los sonidos vocálicos que se relacionan con cada uno de los centros energéticos, en según que tradiciones o culturas, para limpiar o subir vibratoriamente de nivel un lugar, tengan el mismo retorno sobre ellos mismos”.-comenta el investigador.

¿Sabías que… El investigador, psicólogo e inventor Alfred Tomatis (1920-2001), realizó investigaciones acerca del canto Gregoriano, de modo que los monjes de clausura continuaban sin descanso con sus tareas y horarios por duros que fueran, en tanto que si eran privados de sus cancionesse debilitaban y eran incapaces de mantener el ritmo? En opinión de Daniel Rubio, “los sonidos vocálicos asociados a los centros energéticos dentro de las diferentes tradiciones y culturas (mundo sufí, rosacruz, cabalístico, por ejemplo) adecuadamente realizados producen efectos totalmente reequilibradores en las personas y los lugares.”-comenta.

El dato: La boutique del Gourmet. Menú de sonidos
En la página http://www.soundandlife.com se presentan los sonidos catalogados, con sus características y beneficios, mapas de frecuencias en 3D, de modo que se puede elegir, como si de la boutique del gourmet se tratara aquellos que se ajustan más a nuestras necesidades. Dicha página es la materialización del trabajo de recopilación de sonidos naturales de la investigadora y musicóloga Eva Julián desde 1989.

¿Sabías que…Los sonidos de la naturaleza reducen el estrés de las personas que habitan las grandes ciudades?. Este dato ya fue afirmado en 2002 por un equipo de investigadores del Dpto. de Acústica Ambiental Torres Quevedo de Madrid, confirmando que los sonidos de la naturaleza, el canto de los pájaros, la lluvia o el sonido del oleaje reducen el estrés de las personas pues evocan sensaciones de reposo, paz y tranquilidad. Las conclusiones de los investigadores del citado Instituto, Isabel López Barrio y Carles Guillén apuntaron a la necesidad de que se tengan en cuenta la influencia de los sonidos de las ciudades para hacerlas más saludables.

La reproducción de la totalidad o parte de los contenidos de esta página web en cualquier soporte y por cualquier medio técnico deberá citar siempre al autor. Está prohibido la reproducción total o parcial del mismo para fines comerciales o lucrativos sin el permiso del autor.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: