h1

La hija de Kafka

LA HIJA DE KAFKA

 

Una historia de locuras y soledades que rescata el verdadero sentido de la belleza y la dignidad.”
Por Cristina  María Menéndez Maldonado
El pasado 14 de abril, la “Flauta Mágica”, punto de encuentro habitual de amantes del teatro y la comedia, fue el lugar elegido para la presentación de “la hija de Kafka”, primera novela de ficción de la periodista Mónica Sánchez, autora además de tres ensayos dedicados a personas sin hogar: “A ciegas”, “En dos” y “Sólo luna”.
La Sonata en Sol menor para piano y chelo de “Rachmaninoff”, propició la metamorfosis. Entre párrafos teatralizados, comedia y música, Milena, la “hija de Kafka”, se asomó tímidamente entre bambalinas.
Los escritores Marta Rivera de la Cruz, Mamen Sánchez y Mario Vaquerizo, debatieron la mutación de Milena por amor y sus locuras, fruto de la soledad. En paralelo cobró vida el drama de otra mujer tocada por la crueldad; Julia Pastrana, la dama-títere exhibida en ferias y circos, la hembra barbuda del siglo XIX que soñaba con ser amada tal cual era. Ingenuo heroísmo…
Una historia que a dos tiempos exhibe entre la creatividad, el humor negro y el absurdo, las vidas de dos mujeres tocadas por el desamor.
Su autora, Mónica Sánchez ha propiciado ese juego ficticio entre ambas, separadas por la irrealidad, unidas por el desastre, que a través de un juego literario brillante, de lúcidas metáforas, descarnada retórica y final inesperado, describe una realidad latente; “la arriesgada aventura de ser amado por uno mismo, sin adornos; en estado puro”…
Tras del telón, lejos de focos y aplausos, imaginé un encuentro con ellas. Julia esperaba paciente en su jaula de fieras el próximo show y mientras, Milena, escribía las desventuras de la dama barbuda, con aires de Kafka despreocupado.
Mónica las observaba en silencio y aproveché el momento para entrevistarla.

¿De donde nace ese impulso de escribir? ¿La escritura te sirve de “catarsis” aún sin proponértelo?
Escribir nace de las ganas de multiplicar la vida. Siendo adolescente leí una frase de Mario Benedetti: “Los otros que invento dicen a veces cosas que yo no hubiera sido ni aunque fuera otro”. Esa posibilidad me da aliento, me permite respirar. Pienso que inevitablemente escribir es una forma más de escribirte.

¿Y ese primer encuentro con tu novela terminada, como lo viviste?
Nunca la ves terminada, siempre encuentras flecos que podrían reescribirse, la palabra inoportuna, la costura que no es tan invisible como querrías. Escribí “La hija de Kafka” escuchando sin descanso la Sonata en Sol menor para Chelo y piano de Rachmaninoff. La música dio el ritmo, y la historia fluía en torno a Milena –una aspirante a escritora en México– y su personaje, Julia Pastrana, una mujer barbuda del siglo XIX.

Si Julia y Milena se encontrasen, ¿cuál sería la reacción de ambas?
Me gustaría creer que Milena, como lo hace en la novela, sabría ponerse en la piel de Julia, y Julia en la piel de Milena. Si hay algo que extraño en el día a día (de la vida cotidiana y de las vidas de ficción) es la empatía.

El juego poético y argumental de conexión que propones entre ambas mujeres pertenecientes a épocas tan diferentes, ofrece una visión atemporal de un problema que aún hoy vivimos. En tu opinión, ¿la sociedad de hoy con respecto al siglo XIX ha cambiado o se ha recrudecido aún más?
Creo que en cierto sentido se ha “civilizado”, pero no soy ingenua: los mecanismos de ejercicio abyecto del poder siguen vigentes. Quizá, más sutiles, pero siguen vigentes.

¿Qué destino le augurarías hoy a una mujer como Julia Pastrana?
Probablemente, el mismo. Sería mono de feria. Eso sí, en 625 líneas.

¿Cuál es el alma de tu novela, la moraleja entre líneas que quieres transmitir?
No me gusta eso de las moralejas. Más bien quería transmitir una historia de soledades brutales. Creo que el aislamiento social es la más mortífera de las armas contra la humanidad. Y vamos camino de convertirnos en islas.

¿Crees que el humor negro es el recurso más sutil para mover conciencias?
Creo que el humor negro es un recurso para que tu conciencia no se deje vencer por la desesperación. El humor nos hace humanos. Nos salva.

¿A Milena lo que no fue capaz de matarla la hizo más fuerte? ¿Julia Pastrana es su batalla y a la vez su catarsis?
Milena muere a diario por su soledad, por sus fantasmas, por la brutal inseguridad que la rodea, como mujer, como ser humano. Julia Pastrana es su contraria: la fortaleza cuando todo parece perdido. La dignidad, ésa que se tambalea constantemente en “La hija de Kafka”. Julia Pastrana es quien incita a Milena a preservar su dignidad por encima de todos los circos en los que nos vemos envueltos.

¿Crees que el ser uno mismo es una maravillosa e irreverente locura en estos tiempos que corren?
Creo que ser uno mismo sin perder la perspectiva del otro, siendo capaz de ponerse en su piel, es una locura necesaria.

Tras la entrevista, releo el comienzo de la novela, vuelvo a sumergirme en las locuras de Milena. Comprendo su obsesión…Tan sólo una forma extravagante y excedida de conjurar la soledad.

 

La reproducción de la totalidad o parte de los contenidos de esta página web en cualquier soporte y por cualquier medio técnico deberá citar siempre al autor. Está prohibido la reproducción total o parcial del mismo para fines comerciales o lucrativos sin el permiso del autor.   

One comment

  1. Conozco el libro… y ya lo he sentido. También me he sumergido en los sentimientos de Milena y Julia. En su humor, dignidad y melancolía. En esa historia de metamorfosis y soledades con un lenguaje que atrapa y apasiona.
    Gracias Cristina por esa entrevista con la autora que me llega muy hondo. Y logras con tu sensibilidad y tus buenas preguntas que nos adentremos en La hija de Kafka.
    Un beso
    Hildy Johnson



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: