h1

Kin Jo

El arte marcial de la felicidad

Por Cristina  María Menéndez Maldonado

rueda-del-astral-kata-tchi-ki-y-kata-pongo

 El Kin-Jo, es un arte marcial que restablece el equilibrio y el bienestar del cuerpo físico, y ayuda a la autorrealización personal,  en armonía con la naturaleza y el universo. Los movimientos que recoge esta técnica, inciden progresivamente en la estructura energética del ser humano, para así restablecer su fluidez y eliminar los bloqueos. En opinión de Angel Sánchez, transmisor de esta práctica desde hace 7 años, “el Kin-Jo es la Fuente universal del movimiento y tiene como  objetivo la apertura y expansión, desbloqueando así las barreras internas de la persona” –y añade– “Todo se hace bajo la consciencia del movimiento y se trabaja energéticamente pues es este su objetivo primordial.Las aperturas son progresivas y siempre se tiene un control absoluto de todo el proceso. La llave es nuestra propia conciencia y cada uno, individualmente, decidirá consciente o inconscientemente lo que esté dispuesto a abrirse”

El desarrollo y la puesta en marcha del Kin-Jo recoge la esencia y filosofía de prácticas como el yoga, la acupuntura, la medicina energética y las artes marciales, y apuesta por la actualización de todos esos saberes para diseñar una técnica innovadora y perfectamente estructurada, en consonancia con las necesidades del hombre actual. Su difusión comienza en los 90 con la Escuela Francesa y  10 años más tarde llega a  España, para lo cual se crea la Escuela Española, que cuenta con transmisores en distintos puntos de la península.

Despertar cuerpo-mente

En el despertar cuerpo-mente es importante el movimiento y la respiración por ello se emplean series ya conocidas de las artes marciales; “los Katas”, a través de los cuales se saca a la luz nuestro carácter inconsciente gracias al lenguaje corporal que abre caminos nuevos interior y exteriormente, en comunión con la naturaleza. Los Katas actúan como dispositivos de testaje de las articulaciones y músculos, detectando los desequilibrios y posicionando nuestro cuerpo en el espacio. Para Anahí Asenjo, transmisora desde hace 10 años de esta técnica y gran conocedora de otras prácticas como el Chi-Kung, el Yoga Kundalini o el Taekwondo, “esta técnica marcial posibilita la conexión con tu ser interior y te hace más consciente y responsable de tus decisiones. Con la apertura que se alcanza vamos percibiendo con mayor detalle todo lo que nos rodea, nuestro entorno, los sonidos, colores y olores… De manera suave y progresiva se van deshaciendo los bloqueos; así se empieza a expresar la fuerza del movimiento, de lo que somos en cada gesto y se llega al equilibrio y la armonía deseados. Se trabaja además con los cuatro ejes y en una dirección clara y directa, siempre “hacia delante”. Si la enfermedad supone un bloqueo, el Kin-Jo propone la apertura para favorecer el proceso sanador”-comenta Asenjo.

El abanico de posibilidades de estos encadenamientos energéticos siempre trae consigo una experiencia enriquecedora, que convierte al practicante en testigo de su propio proceso de sanación, dándole la oportunidad de canalizar, transmutar y liberar todo lo negativo.

Como en todo proceso sanador, hay fases que van de lo más inmediato a lo inconsciente, y de este  modo ofrecen una valiosa información sobre nuestro comportamiento, forma de actuar, y nos permiten diseñar nuestros propios objetivos. Así se abren las puertas a una expresividad más profunda y viva de nuestro ser.

Ruedas energéticas

La práctica del Kin-Jo está estructurada en ruedas o niveles que potencian el bienestar integral. Así la llamada rueda del físico trabaja en el dominio del cuerpo, es “entrar en acción”. La rueda del etérico afianza el dominio del espacio, el entorno y propicia la transmutación energética. La rueda del astral desenmascara las programaciones personales y emociones profundas, abriéndonos hacia la universalidad; en este caso el trabajo energético se hace con una barra de bambú, por lo que es más recomendable realizarlo al aire libre. Finalmente la rueda del causal abre un camino de exploración hacia los planos más sutiles de la conciencia y nos conecta con el cosmos. En su práctica, incluye el uso de un pequeño escudo y una espada de madera para fortalecer el movimiento. La combinación de todos los niveles o ruedas conspiran hacia una “regeneración integral” del ser humano.

La realización práctica de esta movilización energética requiere  además de posiciones básicas que tienen sus raíces en las posturas ya empleadas en las artes marciales. En opinión de  Sánchez “el posicionamiento básico en el Kin-Jo es estar de pie para así conectar con la tierra y con el cielo. Se tienen en cuenta los puntos cardinales y en la medida de lo posible es bueno estar orientado al norte, aunque no es primordial. La posición de entrada permite posicionarte en el “aquí y el ahora”, ser consciente del movimiento, de lo que eres y de tu conexión con todo lo que te rodea. Hay toda una simbología en el Kin-Jo que te abre a una dimensión nueva, a la geometría sagrada”.

Color, sonido y mirada. Trilogía para “ser”

En el Kin-Jo  el empleo de los colores, los sonidos y la mirada nos “conectan” con nuestro ser y nuestro entorno. En concreto el empleo del color se utiliza para activar las frecuencias vibratorias de cada una de las ruedas; así la rueda del físico incluye el color verde esmeralda, el azul turquesa, el amarillo azafrán y el rosa fucsia, la rueda del etérico reúne el verde agua, el azul cobalto, el rojo Burdeos y el amarillo limón, y finalmente las ruedas del astral y el causal incluyen el blanco y oro.

Paralelamente el empleo del sonido, que es el reflejo fiel de una determinada frecuencia vibratoria, reúne una serie de vocales y consonantes que los “energetistas” han comprobado que tienen una especial resonancia interna. Sonidos como “EOK”, “DAYONG” o “SHUGAN” sólo podrán ser emitidos sin embargo cuando la práctica de este arte marcial ya esté perfectamente integrada. Dichos sonidos tienen un carácter “implosivo”, es decir, que se emiten desde el “hara” (segundo Chakra) hasta el Punto de Cruce en el centro del pecho y se diferencian de los sonidos “explosivos”, que estos últimos son proyectados por la voz gracias a las cuerdas vocales.

La mirada es otra herramienta fundamental en la toma de conciencia de lo que nos rodea, al rescate del ser. Su posición estimula las glándulas pituitaria y pineal activando el flujo energético. El Kin-Jo recoge una secuencia de diez posiciones visuales de abajo a arriba para crear lo que se han denominado “puntos direccionales.” A cada punto le corresponde un tipo de energía ya sea telúrica, animal, vegetal, etc y cada Kata debe ir asociada a un punto determinado para armonizarse. “El sentido de la vista está relacionado con el elemento fuego, que es el reconocimiento del otro y de uno mismo y en función de cómo sea nuestra mirada podemos trabajar objetivos diferentes”– comenta Asenjo

 Beneficios del Kin-Jo

Entre los beneficios de esta técnica está el de una mayor lucidez, creatividad, aumento de la capacidad de concentración; liberación de tensiones, equilibrio en las relaciones interpersonales, y una mejora del rendimiento, incidiendo también en nuestras capacidades de reflexión y acción. Para  Sánchez, “cada persona  siente el Kin-Jo de una manera diferente. Para algunos mejora el descanso, otros lo sienten de manera global, y otros incluso inician proyectos largamente anhelados como escribir un libro o pintar, mientras que hay personas que sienten que su cuerpo se recoloca tomando una mejor posición”-nos explica el instructor.

La práctica continuada de esta habilidad recoge en poco tiempo grandes beneficios para la salud a nivel global. Los ejercicios que se realizan trabajan en consonancia con los meridianos y puntos energéticos del cuerpo para activar el flujo vital a todos los niveles. A menudo es definido como el “goce de volverse consciente a través de cada movimiento”, y por tanto nos sitúa en un espacio único e irrepetible, en el “aquí” y el “ahora” que muchos maestros orientales promulgan en sus enseñanzas.  Mediante una secuencia energética determinada, se consigue despertar los sentidos, hacernos conscientes de nuestras emociones, sensaciones; fieles aliados de un ritmo, una fluidez y una potencia adecuadas. Precisamente esta cadencia está ligada al ciclo vital marcado por la naturaleza, permitiendo la armonización con uno mismo y el entorno. “El cuerpo es siempre la referencia. Las fuerzas del Universo están dentro de nosotros y así se produce la conexión con el mundo que nos rodea, con nuestro entorno”.-comenta Sánchez.

Aunque los efectos secundarios son positivos, la práctica del Kin-Jo está contraindicado para aquellas personas que no quieran realizar cambios en su vida. Tampoco se dan recomendaciones o pautas en cuanto a la alimentación o las prácticas de vida saludable pero la ingestión de drogas o alcohol es una contradicción, ya que este tipo de técnicas movilizan energías.

 ¿Sabías que…

En el Kin-Jo también se trabaja lo que se ha dado en llamar “cuerpos sutiles”, que se definen como proyecciones energéticas que emitimos los seres humanos y que se mueven a través de “tramas” invisibles, algo que para el transmisor Angel Sánchez son “una especie de tejido invisible que está presente en todas partes y  existe incluso a nivel atómico”. Su compañera y también instructora de Kin-Jo Anahí Asenjo nos explica además que “así se permite la comunicación entre el mundo sutil (no manifestado) y el mundo físico (manifestado) y hace que fluya la comunicación y el reconocimiento de todos los seres, y la posibilidad de conectarnos con la armonía del cosmos?

El dato: Respirar consciencia.

Las secuencias de los katas unidos a la energía de la mirada, otorgan la potencia a la práctica del Kin-Jo. Como en muchas otras destrezas como el yoga o el tai-chi es importante ser conscientes de la respiración que se irá ubicando en los distintos centros energéticos y ascendiendo. El segundo chakra también llamado “hara” está situado a cinco centímetros del ombligo y es el punto en el que la respiración se carga de profundidad, clave para la activación del resto de los centros energéticos. La respiración en sus dos sentidos (inspiración, expiración) está relacionada con el fenómeno de contracción y expansión del Universo. Una respiración controlada dinamiza y puede ser además desplazada conscientemente a distintos lugares del cuerpo. Si nos situamos en el punto de cruce, que se encuentra en el esternón, entre los senos,de gran importancia como regulador de nuestro cuerpo, podemos armonizarnos a nosotros mismos, al igual que nuestro entorno y el planeta. Los flujos energéticos internos (horizontales y verticales) que se cruzan en el Yoki, alimentan los órganos y su funcionamiento.

Más información: www.kin-jo.com. Angel Sánchez 607.803.289
Anahí Asenjo 669.452.141

La reproducción de la totalidad o parte de los contenidos de esta página web en cualquier soporte y por cualquier medio técnico deberá citar siempre al autor. Está prohibido la reproducción total o parcial del mismo para fines comerciales o lucrativos sin el permiso del autor.  

2 comentarios

  1. es posible colocar este contenido, claro citando la fuente, en una página web, de la fundación colombiana The order, la que se está en este momento diseñando?
    Gracias, ester puerta, Bogotá, Colombia, Sur América


    • Buenos días Esther,

      Si citáis la fuente podéis incluir el reportaje del Kin Jo. Pero no solo mi nombre: Cristina Mª Menéndez Maldonado, también la revista en la que se publicó, es decir: Más Allá de la Ciencia de MC Ediciones.

      ¿Me puedes enviar información de vuestra Fundación?

      Muchas gracias
      Un saludo
      Cristina Mª



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: