h1

Huellas…

hada-luna3.jpg 

Por Cristina María Menéndez Maldonado

En el principio creó Dios los cielos y la tierra…

Seguí tus huellas, caminando entre el desorden y el vacío, abrazando la soledad y las tinieblas. Cielo y tierra. Pero tú avanzabas más rápido…

Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz…

Fui el fugitivo que corre, día y noche, escondiéndose entre las sombras, para sorprenderte adormilado cerca de la orilla, pero tú ya habías huido de mí.

Y dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas…

Caminé descalzo entre las aguas, temiendo el regreso de la oscuridad, y sin refugio te esperé, pero ya no miraste atrás.

E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche: hizo también las estrellas…

Aguardé en el desierto, amarrando el silencio, bebiéndome el día, despierto y cansado de esperar; pero tú no regresaste, y llegó la noche del cuarto día sin saber de ti.

Y crió Dios las grandes ballenas, y toda cosa viva que anda arrastrando, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie: y vio Dios que era bueno. Y dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie: y fue así…

Contemplé aquellos seres que tú creaste y te añoré aún más. La oscuridad de la noche había borrado tus huellas. Te había perdido otra vez…

Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrándose sobre la tierra… 

El viento me trajo tus bendiciones, las olas acariciaron mi rostro lleno de lágrimas, pero estaba ciego y desesperado, no supe escucharte.   

Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera 

Entonces recordé las señales. La luz, el agua, el sol, la luna, las estrellas. Tú estabas tras ellas, marcándome el camino. Entonces bailé con el viento, le  sonreí a la  luna , nombre a las estrellas. Y Todos fuimos uno…

Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho…

Soñé que estabas dormido y que me esperabas…Cuando desperté, aún estabas ahí…  

 

La reproducción de la totalidad o parte de los contenidos de esta página web en cualquier soporte y por cualquier medio técnico deberá citar siempre al autor. Está prohibido la reproducción total o parcial del mismo para fines comerciales o lucrativos sin el permiso del autor.       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: