h1

Quini Bueno. Kinesiología holística, hacia una curación integral.

quini-bueno-soto.jpg

Publicado en Verdemente

Por Cristina María Menéndez Maldonado

La Kinesiología es una técnica mediante la cual se obtiene información de los desequilibrios del cuerpo en lo que se refiere a la estructura, la química y lo mental,  gracias al testado de los músculos. Los últimos 35 años han visto nacer diferentes escuelas de kinesología. En la década de los 60 la Kinesología aplicada, de la mano del Dr. Goodheart, quiropráctico estadounidense, enfoca sus investigaciones en la relación entre los músculos y ciertas patologías, basándose en el descubrimiento de que la mayoría de ellos tienen una conexión con un nervio, que a su vez se relaciona con un órgano en concreto. Durante años, este método fue usado solamente para testar el alcance del movimiento y el tono muscular.  Más tarde la kinesología de comportamiento con el Dr. Gordon Stocks, focalizado especialmente en las emociones y traumas causantes de muchas enfermedades, abre una nueva dimensión a la aplicación de esta terapia. Otras investigaciones como las del Dr. Holder o el profesor Jimmy Scots, crean respectivamente una terapia centrada en el restablecimiento de la estructura osteomuscular; o el tratamiento de las alergias e intolerancias a ciertos alimentos. Y finalmente el osteópata Austriaco Rafael Van Assche padre de la kinesología holística, utiliza la técnica de diagnóstico AR, a través de un lenguaje de mudras cuyas raíces se sitúan en culturas ancestrales como los esenios, los lamas tibetanos, los celtas, etc. En la Kinesología Holística  cuando se produce un desequilibrio, este debe tratarse de forma “integral”, atendiendo al aspecto mental,  físico y energético. Muchos siglos atrás, la sabiduría oriental  ha sido la fuente de todo conocimiento acerca de las energías,  el rastro que cada órgano lleva asociado (meridiano) y que en acupuntura ha sido clave para el tratamiento del dolor; de modo que el campo energético derivado, controla diferentes funciones de toda índole, no sólo física, sino también emocional. En el momento en que esta circulación es incorrecta, se producen los desequilibrios y es necesario restablecer una correcta circulación de la energía para que el cuerpo esté en total armonía. La lectura de dichas anomalías se hace gracias a diferentes testajes musculares,  y  para conseguir el restablecimiento de las funciones a veces se requiere de una simple presión con los dedos, estimulando el organismo para que inicie el sólo su proceso de curación natural.  En otras ocasiones se sirve de otras alternativas terapéuticas, que serán determinadas realizando el mismo tipo de diagnóstico que se ha utilizado para descubrir el origen de cada enfermedad. Actualmente se emplea la técnica llamada “AR” (reflejo del brazo, Arm Reflex), que ofrece un testaje más completo y cómodo para el paciente, que puede permanecer tumbado en la camilla.  Mediante esta técnica el cuerpo contesta gracias a un acortamiento o alargamiento de uno de los brazos, dando respuesta sobre una zona u órgano desequilibrado.  Dentro de los tratamientos utilizados en la kinesología destacan:
El reverso psicológico, analizando si el paciente se “autosabotea” para que inconscientemente no eche a perder el proceso de curación, la homeopatía, el ocho tibetano utilizado por los monjes tibetanos para corregir fugas de energía; la acupuntura; la regresión; las flores de bach, que utiliza para la sanación de 38 esencias florales; etc.En este acercamiento a una terapia tan complicada como sorprendente, la entrevista a Quini Bueno Soto, nos ha ofrecido un mayor conocimiento de esta técnica, y su visión particular, asentada en su investigación y experiencia como terapeuta.

Quini Bueno SotoPasión e investigación por la kinesología. “Dos poderosos ingredientes en la búsqueda de nuevas formas de sanación”. 

Quini Bueno Soto, Kinesóloga holística desde hace 10 años, considera esta terapia un descubrimiento revolucionario, una fuente inagotable de conocimiento y una herramienta muy poderosa de sanación. Su primer acercamiento a esta técnica lo hizo como paciente, y más tarde, fascinada por los resultados, se decidió a estudiarla, alternando su profesión de masajista de más de 28 años, por la de terapeuta en  kinesología holística. Nacida en Santa Cruz de Mudela, Ciudad Real, y la menor de cuatro hermanas, Quini Bueno es una mujer con buena estrella. Su mirada de niña y esa sonrisa coqueta tan especial revelan una increíble curiosidad por la vida, a la que considera una aventura maravillosa. Su objetivo: “Curarse y curar”, y su pasión en todo lo que hace le han llevado a investigar en el campo de la Kinesología holística, enamorándose cada vez más de su profesión, y experimentándola en sí misma. Con el convencimiento de que aún queda mucho por descubrir, cada minuto libre lo dedica a profundizar en el estudio de esta terapia y sus aplicaciones. Sus descubrimientos, amparados siempre por su buena fortuna, parecen un sendero fértil que siempre da interesantes frutos.  A sus pacientes, sea cual sea su edad, les infunde la valentía de no “conformarse” con el dolor, sino  combatirlo, y con una sonrisa nos revela que “a esta vida no se viene a sufrir sino a ser felices”. La “suerte” para Quini  se fabrica con el pensamiento y con la palabra. Para ella cada paciente es un mundo,  y considerando que el  cuerpo es el protagonista fundamental en la Kinesología, esta se convierte en una terapia viva y creativa,  capaz de sorprendernos en cada sesión. Unidos a su pasión por sanar también considera fundamental la tolerancia y el respeto al proceso de cada ser humano, ya que “querer sanar” es una decisión personal e intransferible… 

1.-¿Qué es la kinesología?

La kinesología es una terapia en la que el cuerpo “habla” a través de la realización de un testaje muscular. Para poder realizarlo correctamente, es necesario comprobar que el cuerpo está equilibrado y que responde con veracidad, por eso se comienza realizando un par de preguntas cuya respuesta conocemos de antemano, y que vendrá determinada al encogerse un músculo del brazo. Después se realizará el “testaje” o bien revisando todo el cuerpo para hallar posibles anomalías, o preguntando directamente por una dolencia en concreto. Si el cuerpo lo marca como prioritario, se realizará la terapia que nos indique que necesita para curarse, y también se preguntarán los tiempos y la posición de los elementos empleados, así como el punto exacto donde deben aplicarse.

2.-¿Qué técnicas se  emplean en la Kinesología?.

Las técnicas que se emplean y que el cuerpo determina como prioritarias van desde las flores de bach, los imanes, el láser, los metales, la cristalografía, la regresión, los colores, las notas musicales, etc. A lo largo de estos diez años de investigación he podido descubrir nuevas aplicaciones para trabajar con las notas musicales, los colores, las pirámides, las moxas de Artemisa, etc, desarrollando una kinesología personal que me está dando muy buenos resultados. En concreto por ejemplo, las moxas de artemisa, han sido utilizas por los Chinos para los catarros, pero yo he descubierto que también pueden ser usadas para sanar las rodillas.  El 98 % de las dolencias tienen una raíz emocional que es necesario sanar y es precisamente en lo “emocional” en lo que he enfocado más mis investigaciones, buscando soluciones a la depresión, a la falta de autoestima, etc.

3.-¿Se considera la kinesología como parte de la ciencia?

En Francia, por ejemplo, la kinesología aplicada forma parte de la Seguridad Social sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer. En otros países todavía está estudiándose esa posibilidad. Poco a poco se irán dando pasos, pequeños, pero fundamentales para esta terapia tan importante. No obstante, todo este conocimiento no es nuevo,  ya los Chinos 5000 años a. J.C. sabían perfectamente el  funcionamiento del cuerpo y sus reacciones, las conexiones entre los diferentes meridianos, etc. Este conocimiento unido a la kinesología es un gran paso hacia la salud.  

4.- ¿Cómo descubriste la kinesología?.

Me considero una mujer de “suerte”, y es precisamente por eso que en mi camino siempre llego a espacios de trabajo, amistades, sin darme cuenta, que me van mostrando lo que necesito aprender en cada momento. En una merienda con una amiga mía, conocí a una kinesóloga, que me hizo la propuesta de “intercambiar terapias”. Masaje por Kinesología. Así descubrí esta maravillosa terapia, que me curó de una dolencia que padecía en los metacarpianos,  y que después de numerosas pruebas, radiografías, escáner en el Hospital, sólo podían curar a través de una intervención quirúrgica. La kinesología erradicó completamente el dolor y la lesión, hasta el punto que en el Hospital La Paz de Madrid, la Dra. Aguado que me trató, no se explicaba cómo había sido posible. No mucho más tarde me decidí a estudiarla, poniéndola en práctica desde el primer día, ya que sino es imposible aprenderla, es demasiado compleja y requiere un reciclaje continuo porque es muy dinámica,  y he descubierto que además es una fuente inagotable de conocimiento. No dejo de sorprenderme cada día. Conseguí el título en la Asociación de Kinesólogos de España, que me ayudó a asentar lo que había aprendido con la terapeuta que intercambió conmigo terapias y que más tarde fue mi maestra. Cada año asisto al Congreso de Raphael Van Assche de Kinesología, un Austriaco mundialmente conocido de Kinesología Holística. En este espacio común puedo intercambiar impresiones, descubrir nuevos puntos sobre los que investigar, y es un momento muy interesante de tomar contacto con otros profesionales.

5.-¿Cuál fue la primera autoterapia que realizaste contigo misma?  

Lo primero que experimenté en mi misma fue a través del agua. El agua es una potente conductora de la energía,  tanto negativa como positiva. Con ella se pueden detectar fácilmente las “geopatías” de cualquier lugar, y yo me atreví a hacerme una kinesología en el agua, lo cual hizo aflorar un problema serio en mis rodillas. Esa fue la gran prueba de fuego. Pasé mucho miedo, pero a pesar de que mi familia me insistía para que acudiese al médico, yo preferí investigar para dar con el remedio, lo cual me infundió más confianza a mi misma, un punto que considero fundamental. De ese modo descubrí que durante mi gestación en el vientre de mi madre durante la postguerra, había carecido de distintas vitaminas que habían provocado el debilitamiento de mis rodillas. Después de numerosas pruebas di con la solución. Las “Moxas de Artemisa”, que los Chinos han utilizado principalmente para el tratamiento de los catarros, fueron claves para el fortalecimiento de los meridianos, además de distintas piedras volcánicas como la oxidiana, etc.  Mis rodillas entonces adquirieron más fuerza y comenzaron a curarse. A partir de ahí, perdí el miedo a experimentar, a estudiar, y todo ha sido un camino muy revelador.

6.- ¿Cuál es tu “modus operandi” a la hora de investigar? 

La investigación que realizo se basa en libros que me recomiendan, palabras que oigo y que me llevan a investigar y sobre los que realizo testajes para descubrir en qué y cómo pueden ayudar a mis terapias. Mudras, colores, incluso notas musicales pueden tener una carga energética fundamental para corregir ciertos aspectos a un nivel emocional y que se manifiestan también en lo físico.  De ese modo se pueden tratar dolencias muy concretas como la depresión, la ansiedad, el sonambulismo, etc.  Yo no pongo límites a mi aprendizaje, y me doy cuenta de que cada vez se abren nuevos campos de descubrimiento. El  Dr. Wilhelm Heinrich Schüssler, por ejemplo,  descubrió 12 sales fundamentales en nuestro cuerpo muy necesarias para realizar los procesos habituales, pero lo cierto es que a veces se borra esa información, y nuestro cuerpo deja de fabricar alguna de ellas, de modo que hay que volver a “grabarlas” para que de nuevo las segregue gracias al gran responsable de los procesos químicos: El hipotálamo. Así descubrí una forma de “recordarle al cuerpo” mediante una grabación a través de láser,  la información que ha perdido.

7.-En tus terapias hablas de regresión. ¿Me puedes explicar en qué consiste?

En el campo que más he investigado es en el emocional. En nuestra vida, al igual que en vidas pasadas, grabamos lo bueno y lo malo. Ciertos traumas se pueden reproducir, ya que hay una “memoria de daños” que los genera en un momento determinado, inducidos por algo, o como una reproducción de un mismo hecho ocurrido en el pasado. Ahí entra en juego la “regresión”. Este término, tal y como lo entendemos, está ligado en otras terapias con la hipnosis. En el caso de la kinesología, no precisa ese estado hipnótico, basta con “situarnos” de forma ficticia en el momento y lugar que nos indica el cuerpo, con el testaje previo, e ir a la secuencia donde se produjo el daño para repararlo con la terapia que nos indique el cuerpo. De esa forma “curamos” en el presente algo que ocurrió en el pasado. Para esta terapia no es necesario que el paciente crea en la existencia de vidas pasadas.

5.- ¿Cuánto dura cada sesión? ¿Se puede curar una dolencia en una sesión?

Cada terapia, que puede durar 1 hora u hora y media es un verdadero “encaje de bolillos” que requiere a veces distintas técnicas en cada sesión. La información suministrada a este gran ordenador que es nuestro cuerpo, requiere de un tiempo de adaptación, que suele ser de una media de 1 mes aproximadamente. De ese modo las células imprimen una nueva información para que los procesos se desarrollen debidamente y el paciente comience a sanar. A veces una dolencia se puede curar en una sola sesión, pero otras requiere de más sesiones. En cualquier caso, el cuerpo nos lo dice, y es él que marca cuando tiene que volver nuevamente a la consulta. Hay casos en los que dada la gravedad de una dolencia, a mi me parece que debía ser tratado más pronto pero el cuerpo marca su propio ritmo y yo lo respeto fielmente. He aquí la importancia de esta terapia que siempre trabaja en “armonía” con el cuerpo y no “al margen de él”

 

La reproducción de la totalidad o parte de los contenidos de esta página web en cualquier soporte y por cualquier medio técnico deberá citar siempre al autor. Está prohibido la reproducción total o parcial del mismo para fines comerciales o lucrativos sin el permiso del autor.   

One comment

  1. Me parece que como terapeuta de kinesiología Holíistica eres buenísima Quini. Besos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: