h1

Arte Sano.

 

el-comienzo.jpg

Publicado en Más Allá de la Ciencia. Julio’07 

Cristina María Menéndez Maldonado

Un encuentro entre paciente y terapeuta, que dibuja caminos a través del arte, convirtiendo el  proceso sanador en un juego libre, directo y lleno de magia. Es la traducción simultánea del sentir a través de la creatividad.

Si la finalidad del arte para Aristóteles, fue “dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas”, la terapia del arte es su expresión más directa. Y es que además de conmovernos, avivar elogios y rebeldías, nos regala,  a través de su magia de colores y formas, la posibilidad de sanar. Se trata de Arteterapia, un “arte-sano” que utiliza la expresión artística para  ayudar a personas con diferentes desórdenes, ya sea de tipo emocional, sensorial, psíquico o social. Su práctica se sustenta en el conocimiento de las teorías psicológicas y en el desarrollo humano, gracias a la aplicación de terapias educacionales, cognitivas o psicodinámicas, con resultados muy alentadores. “Estimular a los pacientes” es su objetivo principal, de modo que estos muestren sus sentimientos y emociones a través de la pintura, el dibujo o la escultura, en un ambiente en el  que se sientan seguros y cómodos.  Las aplicaciones del arteterapia sin embargo, no son patrimonio exclusivo de pacientes con trastornos. Se trata de una herramienta apta para todos los públicos que abre caminos  en el desarrollo humano y el crecimiento personal. “Con el arteterapia se deja a las personas que se desarrollen en libertad y se hagan responsables de su propio lenguaje, trabajando la pérdida, el apego, la muerte, etc. El arteterapeuta crea un espacio de confianza, un nido donde la persona se desprende de sus defensas y puede crear con independencia y donde se le devuelve su capacidad de ser sujeto. Por eso se dice que el arteterapeuta debe tener un tercer ojo para observar las relaciones de la persona consigo mismo y con el exterior, para lo cual es fundamental una hoja de registros que contemple todos los posibles cambios.”, nos comenta Marian López, creadora junto a Noemí Martínez, ambas doctoras en Bellas artes, de los primeros estudios de post-grado en Arteterapia en España, dentro de la Universidad Complutense de Madrid.

Pinceladas de historia. Los rastros del color

El arteterapia a pesar de su aplicación reciente, tiene raíces  en nuestra historia más antigua. En la mitología griega, los dioses exponían los aspectos internos de la personalidad, con la representación de sus pasiones y arquetipos. Aristóteles, acuñó el término de “Catarsis” para referirse al efecto transformador que tenía la tragedia griega sobre sus espectadores, lo que una vez más nos revela que el arte nació no sólo para embellecer los espacios, sino también como una necesidad existencial unida al hombre. No fue hasta 1930 que se reconoció esta psicoterapia del arte como una profesión. Las investigaciones del  análisis científico, la pedagogía, el uso del color, la danza o la espiritualidad, de la mano de diferentes autores como Gurdjieff, Ouspenski, Mondrian, Gropius, abrieron nuevos perspectivas a la relación entre las artes y el desarrollo humano. Para la arteterapeuta americana Pat B. Allen ”El color es la manifestación visible del sentimiento”. Una afirmación que enlaza con la relación entre colores y estados de ánimo planteada por Rudolf Steiner (1861-1925), a partir de las teorías del color de Goethe (1749-1832) y que en la terapia del arte revela un sentir único y personal. Su aplicación debe ser estudiada individualmente, ya que los filtros internos, las vivencias personales, van a determinar la relación que cada uno establece con el color, ya sea en un sentido positivo o negativo.En el panorama actual, el psiquiatra infantil Javier Quintero y el pediatra José Luis Montonpresentarán en breve un proyecto de arteterapia llamado “Coloresis”. El estudio, pretende conocer a través de la creatividad, el sentir de los niños enuréticos;  la ansiedad y estrés que padecen debido a sus problemas de incontinencia, y así “medir” los resultados a través de los dibujos realizados por ellos, antes y después del tratamiento farmacológico. Una iniciativa que utiliza el arte como termómetro de la eficacia de un determinado fármaco, y que se ha llevado a cabo anteriormente en el caso de enfermedades más graves como la esquizofrenia.

Las reglas del juego. Dibujando palabras.

La primera idea es la que vale. Comienza el juego… Colores, telas, pinceles y  emergen los perfiles del camino… Las sesiones, individuales o en grupos, no superiores a 6 personas, constan de una estructura prefijada que va desde el desbloqueo creativo, la propuesta artística y su desarrollo material, hasta la puesta en común de los participantes y el arteterapeuta. Para Soniya Patel, licenciada en Bellas artes,“en el arteterapia, es importante no influir al paciente sobre en qué medio se debe expresar, hay que ayudarle para que sea él mismo el que encuentre el modo de hacerlo. En el  Lewisham Centre de Londres donde trabajé a finales de los 80 había personas de distintas edades, culturas y etnias. La interpretación de las imágenes entonces adquirió significados distintos según los contextos sociales y culturales de los pacientes, así como la edad, por lo que la lectura de los símbolos requería un largo proceso de estudio individualizado. Recuerdo una mujer autista que llevaba cinco años sin hablar ni mostrar ninguna emoción. Al año de estar en el programa empezó a responder a las preguntas y comentarios que se le hacia con movimientos de la cabeza, muecas y expresiones faciales. Seis meses más tarde incluso decía alguna palabra, y en varias ocasiones la pillamos sonriendo…” 

Arteterapia Humanista.

Los antecedentes del arteterapia humanista se encuentran en Joseph Zinder (1977), Oaklander (1978) y Rhine(1980) que ofrecen una visión holística del ser humano que promueve la unión de sus capacidades físicas, mentales, emocionales y espirituales. Como rama o tendencia dentro del arteterapia, al igual que otras de corte cognitivo o integrativo, en este caso se apoya en determinadas prácticas como la terapia Gestáltica, los mandalas o el Sumi-e, entre otras, apostando por un ser humano “a pleno rendimiento”, que incluye el uso y disfrute de todo su potencial. Materiales sencillos como pinturas, oleos, telas, semillas, serán las herramientas necesarias para descorchar la imaginación que revelará las memorias íntimas. Nuevos senderos hacia el crecimiento personal.  No es fácil crear, ni crecer, porque ello implica, en ocasiones, atravesar los límites de lo conocido, enfrentarse a la ansiedad del caos y el vértigo del vacío, sin embargo nos va la vida en ello, la vida plena se entiende, y el placer que genera la exploración en todos los sentidos de nuevas formas artísticas y de vivir”-nos comenta Elvira Gutiérrez, arteterapeuta gestáltica desde 1994, que hizo la primera tesis doctoral sobre arteterapia en España en 1999.También los sueños son materia prima para el arteterapia humanista. A través de ellos el paciente puede entrar en contacto con los mensajes del inconsciente personal que revelará una interpretación única e irrepetible.  

Aplicaciones de Arteterapia.

Existen convenios en el campo clínico, educativo y social que utilizan el arteterapia como herramienta. Así el Hospital Puerta de Hierro se ha centrado en el uso del arteterapia y los desequilibrios mentales, o el Hospital La Paz, entre otros, que lo ha desarrollado en el tratamiento de la oncología infantil, con muy buenos resultados. Un paso importante en el reconocimiento de esta terapia como herramienta llena de posibilidades. Y es que muchas personas encuentran en el arte motivos para desarrollarse y crecer. Se estimula la imaginación y se mantienen las funciones sociales y mentales óptimas, mejorando la calidad de vida, por lo que su aplicación también es muy positiva en casos de Alzheimer, y en mayores con problemas de soledad. En concreto en el centro Mensajeros de la Paz (Edad Dorada), lo han aplicado principalmente en los casos de Alhzeimer, para retardar el deterioro de las capacidades simbólicas y su proceso degenerativo, con el uso de la musicoterapia, para ayudarles a recordar. Nuestra sociedad margina a los ancianos, los olvida o los encierra. Por eso los talleres de arteterapia son de gran ayuda en residencias y centros de día, con talleres que les ayudan a conservar un sentido de dignidad, que aumentan su interacción social y su expresión – nos explica Noemí Martínez  que también alude a las mujeres víctimas de malos tratos. “Es en esos casos  que el arteterapia fortalece la autoestima de las mujeres, por lo que los talleres dirigidos a ellas, les sirven para reflexionar sobre su condición de mujer, ayudándoles a salir del olvido que han sufrido a lo largo de la historia…”También el arte ilumina lugares para la inserción social, sirviendo de “rincón de encuentro” para personas sin hogar o en situación de exclusión social. Marta Andrés, arteterapeuta y voluntaria en el taller de pintura de RAIS (Red de apoyo a la inserción social y laboral), nos comenta que,”en estos talleres de arteterapia se les ofrece un espacio de seguridad en el que algo mágico ocurre, y entre pintura y pintura se van rompiendo las barreras de la incomunicación y se inicia un compartir profundo entre seres humanos. Me parece muy hermoso y me emociona escuchar a personas, que normalmente no tienen alicientes, decirnos que están esperando con ilusión nuestro taller”.El arteterapia es sin duda un medicamento eficaz, con grandes dosis de creatividad y apto para todos los públicos.  

cartel_sombrero2_grietas.jpg

¿Qué tienes debajo del sombrero?

¿Qué tienes debajo del sombrero? es un documental basado en la historia real de Judith Scott, una escultora sorda con síndrome de Down. Su hermana gemela, Joyce Scott es la narradora de este relato vivo que habla de amor, de  amistad y de arte; a veces único lenguaje posible. Para Lola Barrera, co-directora y guionista junto a Iñaki Peñafiel, Judith Scott fue todo un misterio. “Parecíamos estar frente a un personaje del cine mudo que nos cautivó por su sentido del humor, su inteligencia y la riqueza de su lenguaje sin palabras.”El film documental ha servido de inspiración para la creación en breve de un centro de arte en Madrid, que con el nombre “Debajo del sombrero” desarrollará un espacio de creación para discapacitados y personas con distintos trastornos, junto con una galería de arte, donde se realizarán exposiciones de los trabajos realizados.

Prospecto arteterapia

Principio activo: Creatividad

Composición: Arcilla, oleos, colores, ceras, semillas, telas, sueños, etc…

Indicaciones:Apto para todos los públicos. Especialmente recomendado en: Deficiencias sensoriales, físicas, motoras y sociales. Adicciones. Trastornos de la alimentación. Enfermedades terminales. Baja autoestima, stress, ansiedad, Alzheimer, crecimiento personal, fobias,etc.

Posodología:El arteterapeuta determinará en cada caso lo más conveniente, en función de las necesidades del paciente.

Contraindicaciones: El arteterapia está contraindicado en aquellas personas que no quieran renovarse, porque exige un compromiso con uno mismo.

Efectos secundarios: Alegría, seguridad, autoestima, despertar de los sentidos, entusiasmo, vitalidad, etc.


La reproducción de la totalidad o parte de los contenidos de esta página web en cualquier soporte y por cualquier medio técnico deberá citar siempre al autor. Está prohibido la reproducción total o parcial del mismo para fines comerciales o lucrativos sin el permiso del autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: